¿Tenemos claro qué es y qué no es un proyecto?

Antes de comenzar a hablar de gestión de proyectos, algunas definiciones que las distintas publicaciones sobre gestión comparten, con independencia de si éstas son de corriente iterativa, ágil o predictiva.

  • Proyecto: Esfuerzo temporal que se lleva a cabo para crear un producto, servicio o resultado único.

De esta definición hay que quedarse con dos aspectos sin los cuales no hablamos de proyecto, sino de operación, de funcionamiento rutinario, o de cualquier otra cosa.

En primer lugar, la temporalidad. Ninguna metodología de gestión llama “proyecto” a algo que no termina nunca; tiene que estar definido un principio y un final, y lo que ocurra a partir de ahí será otro proyecto, o un mantenimiento, u otra cosa que nos queramos “inventar”, pero no un proyecto. El final se alcanza cuando se alcanzan los objetivos de dicho proyecto, o bien cuando se determina que hay que pararlo porque nunca se van a conseguir.

En segundo lugar, la unicidad del resultado. Producir en serie no es un proyecto, es una producción y la gestión no es la misma. Esto no quiere decir que el resultado tenga que ser tangible, no tiene que ser un producto, pero sí tiene que ser único, aunque en el desarrollo se puedan ejecutar acciones repetitivas (no confundamos). Por ejemplo, la construcción de dos casas idénticas por el mismo equipo de trabajo constituye dos proyectos de construcción diferentes, pese a que van a ser similares en el desarrollo, pero tendrán diferentes situaciones, circunstancias e interesados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s